Consiste en el acompañamiento de grupos

en procesos de construcción. A partir de las necesidades concretas del grupo se elabora un plan de trabajo para apoyarle tanto de manera técnica como en la construcción o reparación de las dinámicas entre sus integrantes. Es decir, se puede trabajar en el ámbito de la creación de manera técnica, o bien, reflexionar, analizar y proponer en términos de lo humano

A partir de la experiencia propia y diversos estudios sobre el trabajo con grupos, he comprobado que según la filosofía, práctica y relaciones que se establecen en un grupo o se establecen para una creación en específico son bases cruciales para el desarrollo de cualquier proceso, estén o no conscientes sus integrantes. El concepto de la obra artística como un organismo viviente, nos permite hacer una anatomía de la obra, su entorno y relaciones, para reflexionar colectivamente  e intervenir en ella desde el ejercicio del presente

Si bien la creación artística y el proceso del grupo son intrínsecos, se separan por momentos durante el acompañamiento, para diagnosticar dónde es más importante re-elaborar el sendero

Un sendero desde la colectividad